Versión en Inglés


La madre tierra


En medio de un territorio árido emerge una región próspera: Delicias, Chihuahua. Sus pobladores impulsan el trabajo de la tierra haciendo frente a la adversidad. La actividad que comienza con las tareas bajo el sol se cristaliza en negocios agrícolas que hacen de esta una de zonas más importantes del norte del país.
Las imágenes en La madre tierra son símbolos de la labor que transforma a los recursos naturales en progreso. Representa las tareas de la jornada en el campo y en la industria, realizadas en ciclos diarios y anuales, como toda la obra de la naturaleza.
En ese sentido los elementos plasmados sugieren continuidad y evolución. Una lectura de izquierda a derecha permite ver algunos signos de desarrollo. En la cosecha, la etapa más importante del proceso de producción, los hombres recolectan los productos con herramientas manuales y en un siguiente plano aparece el uso de la maquinaria agroindustrial. Por un lado se encuentran los primeros pobladores que planean la formación de la presa “Las Vírgenes”, por otro se levanta la estructura de la Facultad de Agronomía como una de las formas de consolidación del conocimiento, el avance científico y tecnológico, a través de los cuales se aprovechan y optimizan los recursos de la región. Los tractores, que hacen más eficiente el trabajo de los campesinos, reflejan también el paso del tiempo. Dos modelos, uno de 1967 y otro de 2007 comprueban que éste no ha transcurrido en vano, sino que lleva consigo el cambio.
Una tarahumara lleva en una mano un “guare” en alusión al cuerno de la abundancia, del cual emanan frutos de la región. Su otra mano se abre en dirección a la presa, sitio que ha de significar el agua como caudal y principio de la vida, desde la que se desprende todo aquello que florece, por eso es el centro a partir del cual se fugan la mayoría de los trazos lineales de la composición. El agua que corre por los surcos parece provenir de ese punto hasta extenderse en forma de abanico para regar el maíz que a su vez está dispuesto de menor a mayor tamaño como un signo de las etapas de su crecimiento.
La disposición de las cajas que contienen lo que se ha cosechado representa el transcurrir del tiempo. Van en una curva ascendente que nos lleva a imaginar la idea de producción, de diversidad, de modernización y visión hacia el futuro. La línea que marca es como un sendero que conduce hacia el progreso, una muestra del trabajo dignificante de los vencedores del desierto.