Versión en Inglés


Cincuenta años de historia, los retos y desafíos para la producción animal y el manejo de los recursos naturales plasmados en un mural por el artista plástico miguel eduardo valverde castillo, en la facultad de zootecnia de la universidad autónoma de chihuahua.


Para aprender y disfrutar a la madre naturaleza y entender cómo a través de la acción humana nos provee del sustento diario, no es necesario viajar tan lejos, leer extensos tratados agronómicos ni escuchar extraordinarios relatos científicos. Basta con visitar la nueva biblioteca de la Facultad de Zootecnia de nuestra Universidad y admirar el reciente mural elaborado por Miguel Eduardo Valverde Castillo, un joven orgullosamente egresado del Instituto de Bellas Artes.
Destaca en su obra la fortaleza de la ganadería chihuahuense y un llamado a la conciencia para la necesaria conservación de los recursos naturales que la sustentan.
A través de su expresión artística, el pintor permite al espectador recrear el origen histórico de la ganadería en los ranchos de Chihuahua, representado por un bovino criollo que, procedente de la región serrana, se dirige al centro del estado; esta raza bovina fue bautizada por el Dr. de Alba como “Rarámuri”, en homenaje a su origen y a quien lo ha conservado: los indígenas de la sierra Tarahumara.
Ciencia, técnica y humanismo están representados en los científicos que analizan los principios de la vida, los instrumentos que la modifican y los haces de luz y cadenas de ADN que se transforman en la realidad agroalimentaria.
Razas animales especializadas de especies mayores y menores representan la transformación de diversos tipos de pastizales y productos agrícolas que emergen de variados tipos de suelos para ser transformados por las diferentes razas en alimentos de origen animal, principal fuente de proteína alimenticia, y en otros productos industriales destinados a satisfacer múltiples y crecientes necesidades humanas.
En el centro del mural se proyecta una nueva generación de profesionistas, representada por un graduado que se coloca entre los dos componentes del moderno sistema agroindustrial el de la producción y el de la sustentabilidad; a sus espaldas se encuentra una historia de desarrollo del conocimiento en la producción animal; sostiene entre su manos su birrete de graduado del que emergen las llamas del fuego nuevo, como un ofrecimiento a la Diosa de la Naturaleza, como un espacio de fusión entre lo hasta ahora aprendido y lo que falta por aprender.
El fuego que emerge de sus manos se esparce en todas direcciones, hacia abajo lo guían al simbolismo de lo ecológico, de la fragilidad de los sistemas y el llamado de las especies vegetales y animales, las cadenas alimenticias y las redes ecológicas integradas entre los elementos del suelo, el agua, las plantas, los animales y los elementos atmosféricos, con el símbolo de “reduce, reusa y recicla” es un llamado acerca de la conservación estos recursos para ser entregados a las nuevas generaciones que ya hacen su parte en la reforestación del planeta, con la esperanza de que las manos que nos dotan del vital líquido sigan brindándonos el agua que el futuro requiere.
El escudo de la Facultad parece señalar que nada de esto es posible sin la formación del ser humano, el desarrollo intelectual, el respeto a los valores, el impulso a la creatividad, el compromiso ético y social del ejercicio profesional, y el sentido estético y afectivo de la vida plasmados en la visión institucional; al asentarse sobre un libro, símbolo del conocimiento humano, la Facultad mantiene viva y vigilante la misión de formar personas competitivas; desarrollar investigación de alto nivel científico; transferir tecnología y proporcionar servicios y productos, que contribuyan a mejorar la productividad pecuaria e industrial, la conservación y el manejo sostenible de los recursos naturales y el medio ambiente, renovando en todo momento la convicción de su lema: “aprender investigando es afirmar sabiendo”.
Es un placer detectar la amplitud de los detalles logrados por el artista, que inician con los paisaje de los valles, sierras y desiertos del estado; los adultos, jóvenes y niños laborando en los medios rural y urbano; las especies animales mayores y menores, domésticas y silvestres, actuales y bajo la amenaza de extinción; los árboles, arbustos, hierbas y zacates naturales e inducidos por la acción humana.
Entre las razas bovinas que destacan en el mural se aprecian claramente el tipo del bovino criollo serrano, con las características físicas que lo hacen tan resistente a las condiciones climáticas, su vistosa piel y habilidad para desplazarse. En la parte central aparecen las tres razas que han dado fama a la actual ganadería chihuahuense: Herford y Angus, cuya finalidad es la producción de carne, y Holstein-Friesan, que produce la mejor leche de México; al fondo se aprecian, camino a la industria, razas con una importante presencia en el hato ganadero como son Beefmaster, Brangus, Brahaman, Charolais y otras, que representan la internacionalización de la Facultad.
Entre la especies menores se aprecian tres razas porcinas: Yorkshire, Landrace y Hampshire, un borrego de la raza Dorper y un joven caprino de la raza Sanen. Las especies avícolas están representadas por un pavo doble pechuga para carne y una gallina de la raza Leghorn, cuya finalidad es producción de huevo.
Estas especies y razas representan a otras existentes en el universo de la zootecnia y es con ellas que la humanidad enfrenta hoy día la difícil misión de buscar un equilibrio en la satisfacción de las necesidades de alimento de una población creciente, de manera que se le provea de una mejor dieta y a la vez se conserve el medio ambiente.
Con el trabajo en aulas, laboratorios y el campo, se representan las herramientas de Genética y Reproducción, Alimentación y Nutrición, Manejo de Sistemas de Producción, Sanidad Animal, Economía y Administración, Estadística y Cómputo, Sustentabilidad de Recursos Naturales, Tecnología de Productos y Comercialización de Productos de Origen Animal, con que cuentan los Ingenieros Zootecnistas formados en la Facultad.
Los Ingenieros en Ecología están preparados para el manejo de ecosistemas a partir de habilidades en instrumentación y herramientas empleadas bajo principios ecológicos para un desarrollo sustentable, que los posibilitan para interactuar en la conservación, restauración y uso racional de los recursos; generando soluciones de prevención y mitigación de problemas ecológicos en el medio natural y en el creado por la humanidad; la representación de esto descansa principalmente en el lado derecho del mural.
Destaca que el artista, no encarna en el graduado a una profesión en particular, sino a las dos profesiones fusionadas con la misión de producir alimentos y conservar los recursos. Las emanaciones de la industria, representada en las instalaciones fabriles, son transformadas en recursos humanos calificados, productos de investigación, leyes, normas y acuerdos que se entrelazan con las banderas de diferentes naciones que rodean y protegen al planeta y su atmósfera; el azul de sus tonalidades representa el objetivo final del ser humano: conservar la vida.
No escaparon al talento del artista los detalles pequeños; durante los meses de trabajo que duró su obra en proceso; amablemente aceptó muchas y a veces insistentes sugerencias que en opinión son sencillas de emitir y en la práctica, difíciles de materializar, porque siempre había que despintar, repintar o pintar de nuevo para lograr los resultados deseados.
Entre ellas, la siempre necesaria “materialización de la idea”; la elección y distribución inicial de los elementos que conformarían el proyecto, en un boceto hasta convertirse en un mural “vivo”, empieza a reclamar la atención no sólo de quien lo elabora, sino de quienes serán finalmente sus beneficiarios: los espectadores.
Así el artista plasmó detalles minuciosos como los montes e instalaciones del Rancho Teseachic, las mangas de la camisa del vaquero, la montura del caballo, la representación de la leche y sus productos, especialmente los famosos quesos de Chihuahua (ranchero y menonita); sobre los rayos de luz y la cadena de ADN que emergen del trabajo científico, la fórmula de la varianza, los cambios de color y forma del ejemplar criollo, sus cuernos ombligo e implante de la cola; las siluetas de las razas, sus manchas, colores raciales e incluso el fierro de herrar en el muslo derecho.
En lo referente a los recursos naturales,insistió en los diferentes tipos de suelos, plantas y pastizales, las especies animales mayores y menores, el enlace de los recursos de agua-suelo-planta-animal, buscando que representaran la urgente y creciente demanda por su conservación para contribuir a detener el deterioro ecológico y hacer frente al calentamiento global; las especies en peligro, los incendios forestales, la tala inmoderada y el sobrepastoreo. Destaca entre las gramíneas, el zacate navajita que se eleva de su nivel en un cubo de tierra para enaltecer la importancia actual y futura de los pastos.
En la práctica, junto con el artista, los hacedores de las obras son los que han hecho la historia que se plasma en un mural y la interpretación que de lo plasmado hacemos los espectadores; por todo ello, sea pues este mural el reconocimiento que el claustro de maestros del mes de octubre de 2007 y las autoridades universitarias hacen en la placa colocada en la rotonda por cumplir 50 años de labor universitaria; reconociendo a las instituciones, profesores, personal administrativo y trabajadores manuales que han hecho posible la formación de 86 generaciones de profesionales en el campo de la producción animal, 35 generaciones de profesionales en Ecología, 28 generaciones de maestría y 15 de doctorado, que esperamos vean reflejados su trabajo y esfuerzo en esta obra de este joven y talentoso muralista chihuahuense.
Esta es la interpretación que estudiantes y un servidor, en la cátedra de Lenguaje y comunicación, consideramos expresa en su esencia pictórica la obra de Miguel Eduardo, al introducirse en el mundo de las ingenierías en Zootecnia y en Ecología, adicionando los comentarios expresados por algunos profesores.

Heriberto Aranda Gutiérrez.
Chihuahua Chih. Octubre de 2007.